Open Source Innovation | Open Source Communications | Estrategia y Management en Comunicaciones e Infraestructura de IT

  • Soluciones de Comunicaciones Unificadas IP

    Las actuales redes empresariales no permiten errores. Los clientes necesitan niveles cada vez más altos de prestaciones y disponibilidad, a menudo en condiciones de reducción presupuestaria...

    Leer más..
  • Soluciones de Servicios Técnico

    Hoy en día los ordenadores, servidores de misión crítica, Servidores de Comunicaciones Unificadas IP, Servidores de Ruteos y de seguridad unificadas, servidores de aplicaciones empresariales y el resto de los dispositivos informáticos, se han convertido en la herramienta fundamental sobre la que se apoyan la mayor ...

    Leer más..
  • Consultoría en Infraestructura de IT

    En un mercado global en constante cambio, las empresas buscan cada oportunidad para obtener una ventaja competitiva y a la vez aumentar los ingresos, las ganancias y la lealtad del cliente. Al mismo tiempo, los nuevos requisitos regulatorios, las presiones competitivas causadas por una economía global cada vez más conectad...

    Read More
  • Migración a Ubuntu Desktop y Ubuntu Server

    Hacer del mundo un mejor lugar con GNU/Linux | Es nuestra misión de hacer que el software de código abierto disponible para la gente en todas partes. Creemos que la mejor manera de impulsar la innovación es dar a los innovadores de la tecnología que necesitan.

    Read More

viernes, 16 de septiembre de 2016

Los unicornios que cerraron el "mini Davos" cuentan cuáles son los desafíos de emprender en el país

No es solo un animal mitológico. Se denomina así a startups globales, que alcanzaron una valuación de mercado superior a los US$ 1.000 millones. En la Argentina existen un puñado de casos pero, aunque talento no falta, todavía no están dadas las condiciones para que el ecosistema emprendedor florezca. ¿Hay lugar para cambiar?

Mítico animal que para Silvio Rodríguez era azul — y además se le perdió—, el unicornio es una mezcla de un caballo joven con patas de antílope, barba de chivo y la inteligencia de un humano. Aparece en muchas culturas y se cree que son inmortales y mágicos, resistentes a todos los conjuros. El término fue adoptado en el mundo corporativo para definir y destacar a aquellas empresas con base tecnológica que logran superar ciertos hitos, como tener una valuación de mercado superior a los US$ 1.000 millones, ser un emprendimiento de alto riesgo y lograr alcance global.
Empresas como Uber, Airbnb, la china Xiaomi y la hoy popular Snapchat califican entre las actuales exitosas compañías que están en el top ten de los unicornios a escala mundial. Si existiera un cementerio de startups basados en tecnología e Internet, estaría poblado de buenas intenciones e ideas de pobre o errada ejecución. Vale como muestra la primera empresa argentina de Internet que hizo su oferta pública de acciones en el NASDAQ, ElSitio.com. El 1 de diciembre de 1999 sus fundadores, Roberto Vivo Chaneton y Roberto Cibrián Campoy, lanzaban su sitio de noticias para la audiencia de habla hispana de toda América y también para Brasil directo desde Nueva York. Los menores de 20 años no saben ni que existió.
En este contexto, que en la Argentina hayan surgido cuatro empresas (MercadoLibre, Despegar, Globant y OLX) que ingresaron en la categoría de unicornios habla bien de nosotros; de características que diferencian al país de otros de la región, empezando por los recursos humanos en tecnología, la creatividad y la capacidad empresarial. “Los unicornios en toda la región son argentinos. Esto es un dato no menor. Pese a las dificultades económicas que ha tenido el país en lo macro, la calidad y el talento de los argentinos lograron reponerse de eso. Tenemos un gran potencial si se alinean las cosas”, afirma Juan Manuel Menazzi, director del Centro de Emprendedores del ITBA.

Visión global, realismo e innovación

 En la Argentina hay una cosa que sobra y un montón que faltan para crear unicornios. Sobra talento; hay una cantidad como no la hay en otros lugares del mundo. El emprendedor argentino tiene características muy únicas en el mundo del emprendedorismo. Falta un contexto en donde ese emprendedor pueda encontrar tierra fértil para acelerar su proyecto, para que le vaya bien”, enumera Juan Santiago, fundador de Incutex, una company builder con la que armaron un fondo e invierten en start ups en la Argentina, además de
CEO de Santex, una empresa que vende servicios tecnológicos con operaciones en varios países del mundo.
Parado desde las dos veredas — la de emprendedor y a la vez inversor en proyectos de terceros—, considera que hay variables que son fundamentales para que crezcan nuevos unicornios que formen parte de la sociedad del conocimiento. “Hay muchos aspectos que hoy no favorecen al emprendedor en la Argentina, porque no hay la suficiente inversión para poder hacer crecer ciertos proyectos y que se conviertan en unicornios. El entrepreneur argentino tiene que buscar la inversión afuera, como hicieron MercadoLibre, Despegar y Globant, para encontrar un ecosistema más propicio y acostumbrado al riesgo y que se transforme la compañía. No está desarrollado el mercado de venture capital y hay mucho de ángeles, de seed capital, de chiquitaje”, agrega Santiago. Con Incutex apuntan en parte a eso, a la inyección de capitales, pero también al desarrollo del plan de negocios o el cumplimiento del marco regulatorio. Pero ahí también es necesario el soporte desde el ámbito estatal, algo en lo que distintas organizaciones insisten y que tanto el gobierno anterior como el actual, desde el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación y ahora desde el de la Producción, estan tratando de cambiar. “Hay que empujar desde el apalancamiento financiero. Y después está toda la parte del marco legislativo, porque para empezar una compañía hay que esperar un año para que den el CUIT. O, por ejemplo, que se dé la inversión contra factura, cuando el emprendedor necesita el dinero para empezar ya. Hay procesos donde hay palos en la rueda para que no sea óptimo el ecosistema”, alerta Santiago.
Menazzi coincide: no es imposible el nacimiento de empresas, solo hace falta mejorar las condiciones. “Lo que a un emprendedor argentino le cuesta varios meses obtener, en Silicon Valley lo consigue en horas o días. Los éxitos del mundo emprendedor se han dedicado a crear nuevas empresas y adquirir emprendedores con fondos como Quasar para que encuentren buena inversión. El desafío no es cómo crear nuevos unicornios sino capturar valor: nos sirve que sigan radicadas acá, no en Delaware o en Uruguay. Y para eso son claves la seguridad y la estabilidad jurídica. Hay países que se han puesto las pilas en la captura de la innovación, en crear ambientes amigables, en los que la inscripción fiscal te toma un día y no meses. Todo esto es lo que tenemos que remover y mejorar para que cuando lleguen los unicornios se radiquen en la Argentina. Los modelos de negocios se sustentan en stake holders. Estas empresas obligan a replantear cuestiones legales”. 

Modelos y promotores

Ellos tuvieron una idea, un proyecto, un equipo en el que las distintas partes se complementaban, inversión, creatividad, innovación y mucho trabajo. Y lograron crear empresas que trascendieron las fronteras y se destacan a escala global. Hoy, desde ese lugar, no dudan de que sea posible que surjan otras compañías con base tecnológica y, desde la Argentina, logren convertirse en nuevos unicornios.
“Si algo he aprendido de los emprendedores es que van a encontrar la vuelta para el desafío que tienen. Confío en que los gobiernos de la región van en el camino de simplificar. Generar un unicornio es como sortear miles de desafíos que van apareciendo con inventiva y con garra. Y tengo muchísima fe de que van a salir más unicornios, con un ecosistema emprendedor muy sólido”, afirma Pedro Arnt, CFO de Mercado Libre.
Martín Migoya, CEO de Globant, también confía: “Todas las mega corporaciones eran ejemplos de afuera. Ahora estamos creando ejemplos de esos adentro. No es una cuestión de edad; es de visión y de tener fuentes en las cuales uno se puede inspirar, a medida que más existan más va a poder imitarse”.

viernes, 9 de septiembre de 2016

El Big Data y el Open Source como motores de la innovación

Ya se ha mencionado el código abierto u open source como un elemento capital en el desarrollo del software libre, y ha quedado claro que se trata de aquel con el que se elabora, se modifica y se distribuye tecnología libremente, centrándose su teoría en las ventajas prácticas de esta dinámica en vez de en la ética de la libertad. No obstante, es el concepto de “big data” o de “datos masivos” el que complementa al código abierto, no sólo para la expansión acelerada del desarrollo tecnológico, sino también para la libertad de acceso a la información que, entre otras cosas, propicia dicho desarrollo.

Ambos elementos forman parte de la innovación abierta, una noción acuñada por el profesor estadounidense Henry Chesbrough, teórico organizacional, en su libro Open Innovation: The New Imperative for Creating and Profiting from Technology, que fue publiado en 2003 y cuyas ideas acerca de cómo la tecnología debe ser gestionada y Lluís Bassat: "La creatividad empresarial es la que hace girar la rueda económica y cada limitación solo consigue poner un palo en esa rueda"explotada han sido muy influyentes, aumentando el impacto público del software libre y el código abierto. Chesbrough aclara que no hay que confundir innovación con invención: la segunda es la creación de algo nuevo sin necesidad de que ello conlleve un beneficio económico; en cambio, la innovación es la aplicación de las invenciones, de los inventos, precisamente para generar ese beneficio, es decir, contempla su introducción en el mercado. Y en el caso de la innovación abierta, es aquella que las empresas buscan nuevas tecnologías sobrepasando el ámbito de su propia organización y colaboran con socios externos, lo que conlleva la conjunción del conocimiento interno y externo que sirve para consumar proyectos estratégicos de investigación y desarrollo o I+D y mejorar su eficacia. Esta dinámica que espolea el flujo de conocimiento, por otra parte, permite un mejor reparto de riesgos y beneficios con socios externos, y en las propias empresas, una mayor participación de todos los empleados; y si tenemos en cuenta la sensatez del influyente publicista Lluís Bassat al decir que “la creatividad empresarial es la que hace girar la rueda de la economía y cada limitación a la creatividad lo único que consigue es poner un palo en esa rueda”, la innovación abierta es un claro empuje a la creatividad empresarial y, así, del propio desarrollo.

Sin embargo, en honor a la verdad, es importante advertir que el uso del conocimiento externo de “los porteros tecnológicos” ya fue teorizado por Thomas Allen, profesor del MIT, en los años sesenta del siglo pasado, igual que Eric von Hippel, también docente en el MIT, identificó en los ochenta a los usuarios avanzados como un recurso clave para las innovaciones rompedoras.

La innovación con código abierto

El mundo tecnológico actual ha evolucionado de tal manera y tan rápido que su complejidad hace prácticamente imposible que una sola organización, de forma individual, sea capaz de monopolizar el talento, la innovación y los resultados. Hay que olvidarse de los modelos de desarrollo en que una compañía llevar a cabo todos los aspectos de sus productos tecnológicos; ya no son óptimos ni mucho menos viables; están obsoletos. El presente y el futuro de la tecnología se encuentran en la colaboración, precisamente aquello en lo que se basa el software libre, que es el mejor ejemplo de innovación abierta que se puede conseguir, si bien la práctica de la obtención y concesión de licencias para patentes de software, que de libre no tiene nada, también cuadra con la tesis de innovación abierta de Chesbrough, pues sus muestras de intercambio tecnológico también se asientan en gran medida en métodos patentables y las licencias relacionadas que se pagan a organizaciones externas.
En cualquier caso, los hackatones, o sea, encuentros multitudinarios de programadores que se organizan para el desarrollo de software libre como AngelHack, que es el más importante a nivel mundial, sirven de ejemplo de la tendencia colaborativa en la producción tecnológica. Por otro lado, el open source está jugando un papel fundamental en la nube y en el entorno de los dispositivos móviles, convirtiéndose en fuente de soluciones innovadoras para las necesidades de los usuarios. Son los miles de desarrolladores que participan en montones de proyectos distintos de código abierto los que están acelerando la innovación tecnológica, y no sólo numerosas compañías que durante mucho tiempo habían protegido sus códigos con tanto empeño de las miradas ajenas están El procedimiento colaborativo acelera la consecución de las características primordiales de los ecosistemas que necesitan para innovarahora pasándose al abierto, sino que además están interviniendo en el proceso de desarrollo de una manera muy activa. Los responsables de dichas compañías, como NoSQL Couchbase, Cloudera Inc. o la gran Red Hat, coinciden en que lo que se acumula con el procedimiento colaborativo acelera la consecución de las características primordiales de los ecosistemas que necesitan para innovar y, así, el código abierto generalmente entrega mejores productos que las alternativas propietarias, y con mayor rapidez; y en que ninguna infraestructura destacada de software como plataforma ha surgido en la última década con la dinámica del código privativo, la cual es una enorme desventaja competitiva que mata la innovación empresarial.

Compañías como Google, que se basa casi por completo en el código abierto, Facebook, que creó la base de datos NoSL Cassandra, o Netflix se percataron de que los proveedores de software ya no podían satisfacer sus necesidades, así que empezaron a elaborar el suyo propio, y los clientes de los proveedores se proveyeron a sí mismos. Siguiendo la idea de que con la apertura de sus invenciones al resto del mundo tienen mucho más que ganar, los usuarios de la tecnología de código abierto son los que están impulsando su desarrollo: la necesidad de que el software sea muy especializado según los propósitos de cada empresa las empuja hacia el código abierto, porque así cuentan con una cantidad más abundante de expertos capaces de solucionar sus problemas.

El nuevo mundo del Big Data

El concepto de Big Data describe de manera algo imprecisa un conjunto valioso y peliagudo de prácticas, técnicas, cuestiones éticas y resultados referentes al acopio de información masiva, los sistemas informáticos que acumulan datos a gran escala y las fórmulas que se utilizan para hallar patrones recurrentes en la inmensidad de esos datos. Estos sistemas, por supuesto, forman parte de las tecnologías de la información y la comunicación, las TIC, que tanta resonancia tienen en la actualidad porque el procesamiento de datos sobre campos grandes y complejos era impensable hasta hace poco tiempo. Se suele mentar en esta cuestión un informe del analista Doug Laney para Gartner de 2001, en el que se habla de características del big data como el volumen (la gran cantidad de datos disponibles para ser analizados), la velocidad (con la que se produce la recolección de datos) y la variedad (por los distintos formatos de las fuentes de los mismos datos).

La necesidad de las plataformas abiertas de Big Data se sustenta en el mantenimiento de la innovación que tenga como base la recogida ininterrumpida de información fiable, para lo que se requiere, no sólo la tecnología de procesamiento precisa, sino también un acceso rápido y sencillo a los instrumentos para explorar de forma intuitiva nuevas propuestas de análisis sin barrera alguna: recordemos lo malas que son las limitaciones para la creatividad empresarial. Así que dichas plataformas han de ser transparentes, integradoras, colaborativas, flexibles y veloces, y las más usadas a día de hoy cumplen en general con tales requisitos: Data Analytics, Hadoop & NoSQL, Data Science, Data & the Cloud, Machine Learning, Data Architecture...

No cabe duda de que una de las grandes fuentes de información para el análisis de big data son las redes sociales, pero únicamente acerca del comportamiento y los intereses de los usuarios, algo que anhelan conocer todas las empresas que pretenden venderles sus productos. Para ello existe el social media mining (SMM), es decir, “el proceso de extraer, almacenar, representar,La API de Twitter es la más flexible; la de Facebook sólo es útil para su plataforma publicitaria; la de YouTube es muy restrictiva en sus búsquedas; y la de Instagram es la menos flexible visualizar y analizar datos masivos generados por los usuarios con el objetivo de descubrir patrones significativos a partir de las interacciones sociales en internet”, según lo define un reciente estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona de 2015. Este proceso cuenta con una herramienta fundamental, las API, interfaces de programación de aplicaciones, que establecen conexión con estas, mediante un mecanismo de autenticación y autorización de permisos en el que se implementa el protocolo oAuth (open Authentication), con el cual un usuario le concede a un tercero, proveedor de un servicio o de la misma aplicación, que acceda a sus datos, presumiblemente para utilizarlos según sus intereses comerciales.

Las API de redes sociales más populares son las de Twitter, YouTube, Facebook e Instagram. La más flexible de ellas es la de Twitter, tanto para obtener información gracias a lo pública que resulta como porque permite realizar gran cantidad de acciones propias de la red social, y se sirve de los operadores lógicos OR, AND y NOT en sus búsquedas, que además se incluyen en cuentas concretas. Facebook, pese a que atesora mucha más información de sus usuarios que no es pública, le resulta muy útil para su propia API de anuncios publicitarios, y no lleva a cabo una búsqueda con operadores lógicos ni en cuentas específicas. Youtube es bastante restrictiva en el número de vídeos que proporcionan sus búsquedas, cuyos operadores lógicos, AND y OR, no se encuentran optimizados, y se debe renovar el token de acceso de vez en cuando. E Instagram es la más restringida de todas, pues no permite publicar nuevas imágenes ni comentar, sólo ver la información, sin búsqueda con operadores lógicos y únicamente mediante etiquetas válidas para conseguir resultados eficaces. Así que parece que todavía hay mucho que mejorar en este ámbito.

¿Sobre qué advierte Google a sus pares latinoamericanos?

En Argentina, más de la mitad de las búsquedas en internet se hacen desde celulares. Eso impacta en las estrategias de branding y publicidad. Google prepara a sus socios de Latinoamérica en su bunker de California. 

Cuando comenzaban los 80, The Buggles -una banda típicamente “one hit wonder”- lanzó una canción pop muy pegadiza que todavía suena en algunas radios: “El video mato a la estrella de la radio”. Hoy sería “YouTube mató a la estrella del video”: según una encuesta ya vieja (tiene dos años) de la revista Variety, 8 de las 10 celebridades más “influyentes” no son músicos o estrellas del espectáculo tradicionales sino youtubers.

Segundo dato de tendencias (con el que Google viene insistiendo desde hace algunos meses): en mercados como Argentina, México y Brasil, más de la mitad de las búsquedas en Internet se hacen desde celulares. Y hay países de Centroamérica en donde la búsquedas mobile representan más del 80 por ciento del total.

Hasta ahí: mobile y video, las tendencias de moda de los últimos años. Y, para las PyME y especialmente las agencias de publicidad digital, se suma la posibilidad de hacer branding con presupuestos mucho más acotados que hace años, aunque con desafíos importantes en cuanto a cómo medir la efectividad de las campañas (las "conversiones"), en particular ante el crecimento del consumo multiplataforma.

Así y todo, lo único estable en el entorno es el cambio. “Hay que observar al consumidor y hacia donde va”, dice Bob Dillon, jefe global de Desarrollo de Agencias de Google. “Vemos como el tiempo que se consume en mobile y en video se ha disparado. También hay que mirar lo que está pasando en las plataformas de chat” y pensar en el consumidor que usa distintos dispositivos. “Y como la realidad aumentada y la realidad virtual son algo que se aproxima”, agrega.

Pero insiste: “Hay que mirar cómo los consumidores cambian su comportamiento. Y ahí tenemos que estar, porque eso cambia cada trimestre”.

La descripción fue parte del primer día del programa para “socios destacados” (agencias de publicidad y marketing digital) de Latinoamérica que organiza desde ayer y hasta mañana Google -un motor de búsqueda, pero también una agencia de venta de publicidad (quizás la más grande del mundo)- en sus sedes de San José, California.
El Google Partners Lead tiene charlas y talleres coordinados por líderes de la propia empresa y profesores de la Singularity University (un centro de estudios basado en la innovación y con sede en una ex base de la Nasa en Sillicon Valley) en las que participan 100 “socios” certificados elegidos. En el día uno, salvo un taller y una charla sobre estretagias de venta, lo que mandan son las tendencias. Luego seguirán exposiciones y workshops sobre innovación y tecnologías exponenciales.
 Entonces, conclusiones y tips del día 1:

Los clientes se están 'convirtiendo' mejor y haciendo más subastas en mobile que en desktop”, por eso, “lo básico es tener una pagina optimizada para mobile (y entender que) lo que los clientes hacen en mobile es distinto a lo que hacen en desktop”, resume Víctor Valle, director de Soluciones de Marketing de Google para América Latina.

“Muchas agencias han hecho una inversión y algunas ya están pensando no solo en el diseño sino también en la velocidad y reducir las fricciones: crear páginas de entrada fáciles y rápidas está teniendo mucho éxito”, agrega. (Además, el algoritmo de Google ya “puntua” mejor a las páginas optimizadas para mobile).

Un dato (de Valle) sobre el potencial casi inexplotado que aún tiene el negocio: en el segmento PyME, 8 de cada 10 están de algún modo “en digital, pero 90 por ciento no hacen publicidad digital porque no saben como ni dónde; ahí -casi se emociona- es donde entran Google y sus partners”.

Video: “YouTube brinda una forma para que los anunciantes se incorporen al ecosistema y se conecten con sus aficionados” (Dillon). “El branding es el ADN de una compañía. Y aunque muchos de nuestros clientes han hecho branding en el pasado, también hay muchas compañías que no están acostumbradas e Internet (YouTube) les ha brindado la posibilidad de hacerlo de una manera económica” (Valle).

Apps versus Mobile. La pregunta que les hicieron a Valle y Dillon fue así: “Hace dos años, una gurú pronosticó que las apps iban a 'matar' a las webs. ¿Cambió eso con el las webs mobile?”. La respuesta, de incertidumbre: “No sabemos. Vivimos en un mundo fragmentado y las compañías tienen que estar listas”, dijo Valle. Pero, acotó Dillon, “los consumidores pasan mucho tiempo en apps sociales pero hay más actividad comercial en las webs móviles... y la diferencia (entre ambas) se vuelve cada vez más gris” por que hay aplicaciones que se ven como tales pero funcionan “como una web muy rápida” y porque con las páginas optimizadas para mobile, la diferencia de velocidad tiende a desaparecer. “Va a haber -concluye- un espacio para la web móvil y uno para las apps”.
 Fuente: Por Javier Rodríguez Petersen at http://www.infotechnology.com

Informe exclusivo: radiografía del mercado de telcos en Argentina

Cómo se está reconfigurando el mercado de telecomunicaciones local. La agenda regulatoria del Gobierno y las inversiones de la empresas.

Mitad perogrullada y memes de las redes sociales, y mitad realidad palpable, cambiamos. Hace un año era difícil imaginar un segundo semestre con tantos cambios encima. El sector de las telecomunicaciones no ha sido ajeno. De la mano de las comunicaciones móviles y un retrasado pero ágil despliegue de 4G, durante el período 2014- 2015, el sector creció 22,59 por ciento, según datos publicados por la Cámara de Informática y Comunicaciones de la República Argentina (Cicomra). De hecho, hay en la Argentina más celulares que personas, 50 millones, lo que pone al país en el puesto 20 en cantidad de equipos a escala mundial. De hecho, la penetración del servicio de 4G alcanza un 16 por ciento del total de la población del país y —a pesar de comenzar de manera tardía su despliegue— dentro de la región sólo es superada por Uruguay y Chile, tal cual se desprende del Índice de Penetración LTE de 5G Américas. Con estos números positivos, la industria encaró un 2016 lleno de novedades regulatorias y con un horizonte que promete pero que aún no está nada claro.

Hay varias puntas de las que habrá que tirar para explicar los cambios que ocurrieron en el sector de telecomunicaciones. Por un lado, el Gobierno proyecta una nueva ley que busca, de una vez, abrazar el fenómeno de la convergencia que durante todo el kirchnerismo corrieron por caminos separados. Pero, por el otro, un decreto del presidente Mauricio Macri impide el ingreso de las telcos al negocio audiovisual durante por lo menos dos años, lo que tiene bastante molestas a las telcos, más allá de las promesas de inversiones. Además, los inconvenientes con las telecomunicaciones móviles por la falta de antenas y el rol de Arsat como dinamizador del mercado son parte de una partida que se juegaen distintos tableros.

 ¿Llega la convergencia?

Dentro de dos o tres años, según el decreto 267/15 (dictado por el Gobierno el 29 de diciembre de 2015), las empresas de telecomunicaciones podrán brindar servicios de comunicación audiovisual, una de las restricciones que había impuesto la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) en 2009. La ley Argentina Digital (LAD), sancionada a fines de 2014, ya lo permitía, dado que le otorgó el carácter de convergentes a los servicios de telecomunicaciones, en lo que constituyó un intento por corregir uno de los aspectos más criticados de la LSCA. La restricción que introdujo el decreto del presidente Macri molestó bastante a las empresas de telecomunicaciones. “Sienten”, dicen fuentes del sector, que fue hecho a medida del Grupo Clarín, ya que sí permite el ingreso de las compañías audiovisuales en el sector de las telcos.

Estas idas y vueltas tienen varias aristas. Telecentro, de Alberto Pierri, brinda telefonía dentro de su paquete de Internet y cable desde hace años, algo que, si bien era permitido por el decreto 764/2000 (redactado por el ex secretario de Comunicaciones de la Nación, Henoch Aguiar, hoy vicepresidente de Arsat), estaba dentro de un vacío legal que no legislaba sobre la voz sobre IP. Además, Telefónica de España es la dueña tanto de Telefónica de Argentina como de Telefe. El gobierno manterior permitió la “adecuación” a la LSCA de Telefe a pesar de esto, ya que consideró que Telefónica de España y de Argentina son empresas diferentes, decisión que en su momento, pelea con el Grupo Clarín mediante, levantó polvareda.

El nuevo gobierno autorizó rápidamente el desembarco de Cablevisión en Nextel y el del socio minoritario de este último, el fondo Fintech, en Telecom Argentina —ambas movidas habían sido prohibidas por el kirchnerismo— en lo que promete ser el comienzo de una nueva novela dentro del mundo de las telcos locales. Aquí es donde Martín Becerra, profesor de la UBA e investigador en telecomunicaciones, ve problemas para la actual gestión. “El Gobierno está en un laberinto sin salida, que consiste en la intención de satisfacer a actores industriales concentrados en un sector que no admite simultáneamente la satisfacción de los dos andariveles”, dice. “Si les dan lo que piden los sectores concentrados del sector de las telecomunicaciones, van a estar lesionando la proyección de los actores concentrados del sector audiovisual. Y viceversa. O satisface a uno o satisface a otro.”

Una cuestión no menor son las inversiones. Si bien Telefónica informó que su inversión en 2016 ya alcanzó $ 3 mil millones, enfocada principalmente en el desarrollo de la red de 3G y 4G, la inversión para actualizar las redes de cobre depende de cuándo las telcos puedan ingresar al negocio de contenidos audiovisuales. Mientras no puedan hacerlo, el ímpetu a la hora de invertir en redes de fibra será menor, según Juan Gnius, especialista en telecomunicaciones. “La fibra te permite dar mucho más ancho de banda; el tema es qué servicios vas a ofrecer con esa fibra —comenta—. Por ahora las telefónicas no pueden ofrecer video, que es el que más ancho de banda consume. No creo que Telefónica o Telecom inviertan en fibra para que la gente contrate Netflix. El despliegue va a venir cuando ellos tengan la posibilidad de ofrecer servicios de video o de televisión paga en alguna de sus modalidades.”

 Descongelamiento

Las telefónicas pudieron aumentar el abono del servicio de telefonía fija por segunda vez en dos años, tras 15 de tarifas congeladas y con una rentabilidad que cayó en picada, inflación mediante. El primer aumento llegó a los abonos de la categoría comercial y profesional en 2015, luego de que la LAD convirtiera al abono en precios libres. El decreto 267/15 le quitó al organismo regulador (el nuevo Ente Nacional de Comunicaciones, Enacom) la posibilidad de regular los precios de telefonía fija en tanto servicio público y pocos meses después llegó el primer aumento en la telefonía residencial: 186 por ciento a principios de abril. Las empresas querían aumentar un 240 por ciento pero desde el gobierno les pidieron que la suba fuera menor, a pesar de que reconocen que las tarifas todavía están atrasadas.

Héctor Huici, secretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Nación —en diálogo exclusivo con INFORMATION TECHNOLOGY—, comenta que “el promedio de América latina está entre US$ 9 y US$ 10”. “Lo cual no significa que ese tiene que ser el precio en la Argentina, pero te indica que hay un atraso —aclara—. El valor, en la convertibilidad, era de US$ 13, luego quedó pesificado y llegó a ser de US$ 1. Hoy está en US$ 2,5 después del descongelamiento.”

Desde la vereda contraria, el ingeniero Nicolás Karavaski, quien fuera subinterventor de la Comisión Nacional de las Comunicaciones entre 2013 y 2015 y luego vicepresidente del organismo creado por la LAD, la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic), cree que el aumento “es lógico” porque las telefónicas tenían “un déficit en la red fija”. Se pregunta, sin embargo, si el dinero que recibirán lo utilizarán para invertir en dicha red o para continuar con el despliegue de la red móvil 4G. Huici, en tanto, dice: “La telefonía fija para las empresas es una fuente de ingresos para invertir en mejorar sus redes. Tienen ingresos con redes de cobre cercanas a su amortización y vuelcan eso en nuevos desarrollos, algo que en general ha sucedido en el mundo”. Y agrega que si los aumentos van más allá de lo razonable, “lo que debería suceder es que la gente se desconecte de la línea fija y se quede sólo con el celular”.

Gnius ratifica que las tarifas fijas “estaban súper desactualizadas” y que, de hecho, la Argentina era uno de los pocos lugares donde la telefonía fija seguía en crecimiento —se pasó de 9,14 millones de líneas en 2014 a 9,23 millones en 2015— porque “era barata en comparación con otro tipo de comunicación”. En el mundo, “el servicio de voz está en retirada”, sostiene. Según Karavaski: “Vamos hacia la movilidad, las redes fijas van a tener cada vez menos incidencia para el usuario final, pero sí la tendrá para la infraestructura, para dar servicios”.

Fuente: Por Sebastián De Toma de http://www.infotechnology.com
Versión de una nota publicada en la edición nº 226 (julio/2016) de la versión impresa de Information Technology. 

martes, 2 de agosto de 2016

La domótica doméstica y su repercusión en la vida cotidiana


domótica doméstica

No cabe duda que la domótica doméstica es una tendencia que ha llegado para quedarse. Pero más allá de todo lo asombrosa que puede llegar a ser la implementación de estas nuevas tecnologías en la vivienda, tiene aún más importancia todos los cambios profundos que puede llegar producir en nuestra vida y en relación directa con la función de la vivienda, al control remoto de la misma, a la teleoperacion, y en definitiva a la modificación de la noción del espacio-tiempo que tenemos hasta el momento. Todos estos cambios significativos están fuertemente vinculados con los avances en las tecnologías de la información. En el sector específico de la domótica doméstica, las redes de electrodomésticos conectados, las viviendas teleoperadas a través de internet, la presencia virtual o la incorporación de robots para algunas tareas cotidianas, son algunas de las señales que nos indican que nos encontramos claramente en los umbrales de la era digital en la vivienda.

El porvenir de la domótica doméstica

No solo son los sistemas domóticos los que están siendo protagonistas en este nuevo fenómeno digital de la vivienda, sino que también se observan interesantes innovaciones en el diseño, la eficiencia y los nuevos materiales en el diseño y la arquitectura. Tal es el caso del Domespace, en donde por ejemplo se incorporan a la vivienda ciertos conceptos de bioclimática para el aprovechamiento de la luz solar mediante el giro de la estructura para orientar el edificio según la hora del día.

Por otro lado, ya existen también diversos ejemplos de poblaciones donde las viviendas incorporan redes de telecomunicaciones avanzadas y conectadas entre si. Se tratan de sistemas de viviendas integradas en red como es el caso de Modalen, un pueblo noruego donde la gran mayoría de sus viviendas se encuentran interconectadas mediante comunicaciones inalámbricas, acceso gratuito a internet, y sistemas innovadores de videotelefonía.

Es evidente que la posibilidad de una red de dispositivos interconectados en la vivienda ya está derivando en las viviendas en red y en los edificios inteligentes, aunque no está claro que es lo que viene primero. Las nuevas tecnologías vulneran el territorio en términos reales y materiales. Eso está a la vista. Es por ello, que todas nuestras aproximaciones teóricas y conceptuales deberían prestar una fuerte atención y estudiar en profundidad este macro-fenómeno de la domótica doméstica.

Fuente: http://www.domoticampus.com