Open Source Innovation | Open Source Communications | Estrategia y Management en Comunicaciones e Infraestructura de IT

  • Soluciones de Comunicaciones Unificadas IP

    Las actuales redes empresariales no permiten errores. Los clientes necesitan niveles cada vez más altos de prestaciones y disponibilidad, a menudo en condiciones de reducción presupuestaria...

    Leer más..
  • Soluciones de Servicios Técnico

    Hoy en día los ordenadores, servidores de misión crítica, Servidores de Comunicaciones Unificadas IP, Servidores de Ruteos y de seguridad unificadas, servidores de aplicaciones empresariales y el resto de los dispositivos informáticos, se han convertido en la herramienta fundamental sobre la que se apoyan la mayor ...

    Leer más..
  • Consultoría en Infraestructura de IT

    En un mercado global en constante cambio, las empresas buscan cada oportunidad para obtener una ventaja competitiva y a la vez aumentar los ingresos, las ganancias y la lealtad del cliente. Al mismo tiempo, los nuevos requisitos regulatorios, las presiones competitivas causadas por una economía global cada vez más conectad...

    Read More
  • Migración a Ubuntu Desktop y Ubuntu Server

    Hacer del mundo un mejor lugar con GNU/Linux | Es nuestra misión de hacer que el software de código abierto disponible para la gente en todas partes. Creemos que la mejor manera de impulsar la innovación es dar a los innovadores de la tecnología que necesitan.

    Read More

miércoles, 26 de marzo de 2014

Lo que la infraestructura convergente le brinda a la nube privada

La TI una vez más se ha encontrado a sí misma participando en la práctica milenaria de "white boxing (Arme su propia computadora).” Esta vez, sin embargo, no estamos juntando nuestros servidores; la virtualización en lugar de ello nos ha llevado a armar toda nuestra propia infraestructura de centro de datos. 

A menudo, el resultado final de los servidores de white boxing terminó siendo un centro de
datos lleno de inconsistencias, con gastos administrativos adicionales y una mayor probabilidad de fracaso después de cada cambio en la configuración. Por esta razón la infraestructura convergente se ha convertido en tema más candente de nuestra industria, ya que las white boxes ahora están siendo montadas para crear entornos virtuales. 

Hace unos años descubrimos toda la maravilla y la emoción asociada con la virtualización. A su vez, la virtualización se implementó tan pronto como fue posible en cualquier hardware disponible. Pero la adición por trozos de más equipos y redes SAN, junto con cada nueva serie de servidores, creó interconexiones cada vez más colosales. 

En poco tiempo, la complicada red de hardware virtual “hazlo tú mismo” dejó de ser maravillosa y empezó a ser problemática. El Hacerlo uno mismo, hemos ahora redescubierto, no se da a escala. 

Para resolver este problema y vencer a la segunda generación de white boxing en nuestra industria es lo que la infraestructura convergente pretende lograr. Eso es por lo cual, en lugar de "infraestructura convergente", yo prefiero el término "hardware que está diseñado con virtualización y la nube en mente". 

 Infraestructura convergente en pocas palabras

Al final del día, su infraestructura virtual o nube privada se abastece del monitoreo de datos. Esos datos explican cuánta capacidad está a la mano, dividido en las categorías principales: cálculo, memoria, red y almacenamiento. Llámele a esto el suministro de sus recursos. 

También sabe cuántos de esos recursos requieren sus máquinas virtuales (VMs). Este segundo número representa la demanda. Con la oferta y la demanda ahora abstraída en un conjunto de valores numéricos, ahora ha generado una fácil-a-entienden "economía de recursos" que representa el estado de su centro de datos. 

En una infraestructura convergente, esto proporciona una advertencia reconocible como para cuando se necesitan más recursos. Tendencias del uso de recursos implica saber que más redes, almacenamiento o potencia de su computadora será necesaria en un momento específico. Los recursos suministrados y consumidos ahora cuantificados y usados, en lugar de organizaciones basándose en las mejores conjeturas. Las tendencias también facilitan el planeo y presupuesto las compras substancialmente. 

Para alcanzar sus metas, el hardware de infraestructura convergente es totalmente modular, no a diferencia de una pila de Legos o juguetes. Cada módulo se conecta con el mínimo esfuerzo en el conjunto mayor que es su centro de datos, como un disco duro adicional está encajado en un servidor o SAN hoy. Los módulos también contribuyen una cantidad conocida de los recursos, aumentando su oferta económica. Usted puede agregar a su almacenamiento total, memoria o potencia de computación de la misma manera. 

Lo más importante, cada módulo es algo que usted podrá comprar acudiendo al sitio web del fabricante y haciendo clic en "comprar". Lo ha hecho durante años con los servidores; ¿por qué no lo puede hacer con su centro de datos entero? ¿Lo que llegará son componentes listos-para-insertar con un mínimo de cableado e instalación trivial. La envoltura alrededor de todo este sistema es un conjunto de herramientas de gestión que reconoce hardware nuevo y se agrega a su fuente de recursos. 

Y esto no es todo en el futuro. Para algunos fabricantes, el hardware ya está aquí. Para otros, es el mapa. Algunos de los componentes- blades, almacenamiento modular, redes densas y así sucesivamente - están siendo anunciadas por los principales fabricantes, aunque todavía no explican cómo funciona este nuevo enfoque. Y los conjuntos de herramientas de gestión también están en camino. 

Con nombres como BladeSystem Matrix y Administrador de la Infraestructura Avanzada, estos entornos de computación virtuales pre-empaquetados manifiestan la economía de los recursos en la capa de hardware mientras que las herramientas de administración de hipervisor lidian con acciones individuales de Correo de Voz. La combinación de estas dos piezas es la fuente de lo que ahora consideramos computación de nube privada. La infraestructura convergente es solo el activador. ¿La infraestructura convergente es una tecnología real o solo un nombre con cierto cache? En cierto modo, es un poco de ambas cosas: no está para eliminar la gestión hipervisor, sino para aumentarla. Las herramientas de hardware y gestión de la infraestructura convergente proporcionan una manera de terminar, por segunda vez, nuestra mala práctica de white boxing.-


Fuente: Greg Shields - TechTarget

jueves, 20 de marzo de 2014

Llegó la hora de renovar el centro de datos?

El hardware del centro de datos envejece con el tiempo y llegará un momento en que habrá que reemplazarlo, pero la decisión de cambiar el hardware usado se ha ido complicando en los últimos años. En teoría, es realmente una ecuación bien simple: si el hardware tiene más de N años, es hora de reemplazarlo. Pero dado el estado del negocio y las finanzas en la mayoría de las organizaciones, muchas han decidido poner fin al tradicional ciclo de cambio de hardware cada 3-4 años debido a las restricciones presupuestarias. Sin embargo, si es necesario suspender esa renovación, quizás eso le permita seguir pagando por el mantenimiento y ahorrarse las grandes inversiones de capital que supone comprar maquinaria nueva.

Como sea, es imposible seguir con el mismo hardware indefinidamente. Seguir “como
estamos” en medio de un entorno de evolución y cambio tecnológico no es una opción realista. Las nuevas aplicaciones exigen un rendimiento y unas prestaciones que casi siempre sólo se encuentran en los sistemas de última generación. De igual manera, la rápida adopción de tecnologías como la virtualización de servidores hace que cada vez sea más difícil ajustarse a las tácticas tradicionales de abastecimiento de hardware (por ejemplo, “una aplicación, una máquina”), especialmente si, además, estamos obligados a reducir costos.

Evaluación de la necesidad de renovación tecnológica

Desde una perspectiva práctica, todos los administradores se encontrarán entre la espada y la pared en lo que respecta a tres cuestiones: aumento de la actividad y los requisitos de negocio (más computación), presiones para reducir el gasto en TI (presupuestos más bajos), y exigencia de una mayor rapidez y eficiencia en el servicio. Siempre existe la tentación de priorizar la reducción de costos, normalmente con la presión de la alta gerencia. Sin embargo, una de las consecuencias de mejorar la eficiencia suele ser la reducción de los costos.

Por tanto, estamos ante el clásico esfuerzo permanente por hacer inversiones estratégicas
—como la renovación tecnológica— que, además, generen ahorros para las organizaciones. La implementación de un sistema que permita repercutir los costos a las unidades que realmente usan los equipos, también puede reducir o sufragar el gasto directo de TI.

Dados estos factores, la priorización se reduce a un simple concepto: ¿qué puede usted implementar con el presupuesto, personal, capacidades e infraestructura que tiene disponibles? Es posible que no tengamos el personal adecuado para diseñar eimplantar un sistema de chargeback, o quizás no disponemos de los recursos financieros para una renovación profunda del centro de datos. Pero, al mismo tiempo, tampoco podemos tener miedo de tomar decisiones. Hay sistemas que costarán más a corto plazo pero, en realidad, pueden suponer un ahorro a lo largo del ciclo de la tecnología. Además, en muchas organizaciones de lo que se trata es tanto de trasladar los costos de TI como de reducirlos.

Cuando la renovación tecnológica no puede esperar

Las cosas se pueden poner feas cuando realmente hay necesidad de cambiar el hardware.
Muchas organizaciones se encuentran con infraestructuras y equipos obsoletos para los que ya no pueden adquirir contratos de servicio. El mantenimiento por parte de terceros puede alargar la vida online del equipo pero esta no es la única opción a la hora de renovar la infraestructura tecnológica.

  • Arrendamiento financiero. Por ejemplo, las organizaciones pueden decantarse por un arrendamiento financiero (leasing) para mantener el costo de los sistemas en un nivel razonable, normalmente a lo largo de un ciclo de 36 meses. Dependiendo de qué tipos de equipos tengamos puede ser incluso más adecuado adquirir el hardware para un ciclo de arrendamiento de 48-50 meses. Prácticamente todos los fabricantes han llevado a cabo recientemente una renovación completa de sus líneas de producto, lo que hace de éste un periodo ideal para contratar un arrendamiento financiero a largo plazo. La mayor parte de estos sistemas están apenas iniciando sus ciclos de vida o llevan sólo un año o dos en funcionamiento; esto reduce considerablemente la probabilidad de que los costos de soporte se incrementen a lo largo de la vida del arrendamiento.
  • Financiamiento creativo. Cada vez hay más compañías de arrendamiento financiero que están dispuestas a ser un poco creativas y aceptan opciones de financiación a más de 36 meses, además de ofrecer descuentos para compras o combinaciones más grandes. Asimismo, hay una gran competencia entre proveedores y fabricantes, y casi todos ellos están dispuestos a ofrecer créditos competitivos de una forma u otra para la renovación. No tenga miedo a pedir información sobre esto o sobre las ofertas que podría haber disponibles en el momento en que usted se disponga a hacer la orden de compra. Si el proveedor sabe que usted está tratando de cuadra las cuentas para poder renovar el hardware, es posible que haga un esfuerzo para ayudarle a cubrir la brecha.
  • Exploración del mercado secundario. A algunos les puede sonar un poco macabro, pero lo cierto es con la crisis económica han entrado en el mercado de segunda mano muchos sistemas “como nuevos” debido a que las empresas se fueron a la quiebra o vendieron partes y sistemas que, o bien no necesitaban, o no podían mantener una vez que la crisis afectó a sus negocios. Estos sistemas casi nuevos ocupan un valioso espacio en los almacena de las compañías de leasing, y están deseando deshacerse de ellos. Estas máquinas que acumulan polvo en los almacenes no generan ingresos para nadie y muchas veces pueden obtenerse a una fracción del costo de una nueva, además de cualificar directamente para un contrato de servicio sin tener que pasar por una recertificación.

Demorar la renovación tecnológica

Algunas organizaciones no tienen la opción de comprar hardware nuevo; incluso puede ser una opción mala. Quizás no hay presupuesto, el departamento TI no encuentra apoyos en otras partes de la empresa, o cualquier otra razón. Pero incluso en estos casos en que la situación obliga a minimizar gastos y a aprovechar al máximo lo que tenemos, todavía nos quedan alternativas.
  • Sopesar la actualización del hardware existente. Aunque no podamos comprar directamente del fabricante original, hay muchos terceros que pueden suministrar componentes nuevos o recertificados para actualizar los sistemas. Para los negocios que han sufrido una caída de las ventas o de sus proyecciones anuales de ingresos, quizás hasta tenga más sentido esperar a que pase la tormenta y, sencillamente, actualizar el hardware existente sin gastar más recursos en una renovación completa.
  • Reflexionar sobre la virtualización y los servidores básicos. No es fácil planificar una renovación tecnológica. Para ello se requiere un conocimiento profundo del impacto que el plan de negocio de la empresa tiene sobre los requisitos de TI. Muchas organizaciones no lo tienen claro; saben dónde querrían estar —y dónde deberían estar— pero no tienen ni idea de cuándo ni a qué ritmo llegarán allí. Por ejemplo, para comprar la cantidad de energía adecuada es preciso saber cuánta energía se necesita. La incertidumbre sobre los objetivos y las necesidades de negocio pueden hacer que hasta la organización más frugal se exceda y gaste en nuevas tecnologías millones de pesos más de lo necesario. O que se apresure a comprar e implantar sistemas basados en cálculos para un periodo de declive y no pensando en los picos esperados a futuro.

Cuando se producen estos casos todavía nos quedan opciones para mejorar la utilización y exprimir el viejo hardware. Por ejemplo, hay operaciones de trabajo que pueden migrarse a servidores x86 de costo más bajo, lo que liberará otros recursos de computación más caros cuando sea necesario. El traslado o alternancia de cargas de trabajo puede resultar cada vez más importante a medida que aumentan los requisitos de las aplicaciones. Otra opción sencilla y económica es lavirtualización de los servidores. La virtualización mejora la eficiencia porque aumenta el trabajo realizado por vatio de potencia y la cantidad de aplicaciones que operan en cada sistema. Los entornos Windows pueden aplicar la virtualización por medio de Hyper-V, Citrix o VMware, y todos los sistemas Unix y GNU/Linux actualmente en el mercado disponen de múltiples tecnologías de virtualización.

Tener la mente abierta

Normalmente existen numerosas posibilidades para introducir hardware nuevo en el
centro de datos o exprimir un poco más del que ya existe. Y cuando estos recursos parezcan totalmente agotados, todavía quizás sea posible incorporar sistemas nuevos de forma escalonada y hacer que los arrendamientos financieros de todos ellos venzan al mismo tiempo —sí, al mismo tiempo—. Así, una opción consistiría en reemplazar el servidor ERP y actualizar su almacenamiento asociado durante este año y luego trasladarse a otros sistemas durante los próximos dos años, cambiando las cargas de trabajo según sea necesario. Si todos los arrendamientos vencen al mismo tiempo, tendremos la opción (dentro de varios años) de renovar los contratos, comprar nuevos equipos o de algo intermedio, según permita la situación.

Lo importante y lo urgente en la Dirección de Proyectos

Uno de los principales retos para todo Gerente de Proyecto, especialmente para los recién promovidos que se están iniciando como supervisores, es el poder manejar la cantidad de actividades, cosas por hacer, alertas y asuntos que conlleva un día de trabajo normal para este tipo de trabajo. En este artículo describimos como diferenciando entre asuntos urgentes e importantes se puede hacer una gestión efectiva de los proyectos. También se describen las consecuencias negativas de no hacerlo.

La diferenciación entre asuntos urgentes e importantes como método en la Gerencia fue descrito por Stephen Covey en su obra "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva", es una herramienta útil para el Gerente de Proyectos para organizar su propio trabajo de día a día durante la fase de ejecución, pero también se puede aplicar a áreas especificas como por ejemplo la Gestión de Riesgos.

Lo importante y lo urgente

La urgencia, es una medida de tiempo que resta para lidiar con alguna situación o ejecutar
una tarea, para que sean efectivas las medidas o para evitar una situación adversa.

La importancia, es una medida de prioridad de una tarea respecto a algún objetivo, refleja lo que se quiere o necesita hacer y esta vinculado a invertir esfuerzo y tiempo.

¿Es un asunto urgente también importante?, ¿Que ocurre cuando no?, Quizás no sea importante para mí, pero, ¿Lo es para otro interlocutor?. Cuantas veces nos sucede en el trabajo que tenemos nuestra agenda diaria o semanal programada y nos llega un colega, un analista o inclusive el Jefe con alguna actividad de última hora, que se había olvidado pero que se necesita para "ahora". ¿Como lidiamos con estas situaciones?

Los asuntos urgentes no necesariamente son importantes para los objetivos y viceversa.

¿Que ocurriría sino distinguimos entre asuntos importantes y urgentes en nuestra Gestión ?

El peligro de no distinguir entre lo importante y lo urgente, es el tratar todo asunto como si se necesitará para hoy, trabajando en modalidad multitarea (multitasking), tratando de complacer a todo el mundo pero terminar sin satisfacer las expectativas de nadie.

Esto tenderá a fomentar el caos y a poner nervioso a todo el mundo, clientes, gerentes y equipos de personas, entre más grande el proyecto o entre más proyectos se esté a cargo, la situación tenderá a empeorar, llevando al fracaso de los mismos y muy posiblemente a la destitución del Gerente de Proyectos.

Clasificar los asuntos urgentes e importantes

Uno de los métodos de mayor reconocimiento en la práctica es el de los cuatro cuadrantes de Stephen Covey (“Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva”). Bajo ese esquema, toda tarea, riesgo o problema es categorizado en alguno de los siguientes cuatro cuadrantes:
  • Cuadrante 1: Importante y urgente.
  • Cuadrante 2: Importante pero no urgente. 
  • Cuadrante 3: No importante pero urgente. 
  • Cuadrante 4: No importante y no urgente.Según Covey, la gente altamente efectiva se enfoca en trabajar sobre el cuadrante 2, y que el hacer esto reducirá el tiempo invertido en los demás cuadrantes.
Tiene mucho sentido, porque si se hace énfasis sobre los asuntos importantes, estos nunca se harán urgentes y entonces, al no tener que estar apagando fuegos constantemente, se dispondrá de más tiempo para delegar y hacer seguimiento de los asuntos no importantes pero urgentes, así como de manejar las expectativas de los involucrados para descartar los asuntos no importantes ni urgentes.

Lo urgente y lo importante en el día a día de un Gerente de Proyecto

Esta diferenciación como método de trabajo puede aplicarse a diversas áreas de la Gerencia del día a día (Operaciones), la Gestión de Proyecto, e inclusive en las vidas personales y familiares.

Para ello, en primer lugar se clasifica cada tarea, riesgo o problema existente en nuestra lista de cosas por hacer (To-Do List), según los cuatro cuadrantes y se trata de la siguiente forma:

Importante y urgente (Cuadrante 1):

  • Debe tomarse acciones decisivas sobre los mismos de inmediato.
  • En el contexto de un proyecto, estas suelen ser actividades con impacto directo sobre los objetivos del proyecto sobre las que se requiere acción inmediata para evitar resultados adversos.

Importante y no urgente (Cuadrante 2):

  • Son actividades con efecto sobre los objetivos que deben atenderse antes que se hagan urgentes.
  • El Gerente de proyectos debe enfocarse en planificar el suficiente tiempo para atender estos issues.
  • Si se atienden estas situaciones con tiempo nunca se convertirán en urgentes prioritarias, evitando que el proyecto derive al simple apagar fuegos.
  • De esta forma se asegura una gestión de proyectos más planificada y menos improvisada.

No importante pero urgente (Cuadrante 3):

  • Tienden a ser generadas por otros involucrados en el proyecto.
  • Suelen no tener alto impacto sobre los objetivos.
  • La recomendación para el Gerente de Proyecto en este caso es delegarlos en una persona competente.

No importante ni urgente (Cuadrante 4):

  • Probablemente ni siquiera sean su responsabilidad.
  • Lo recomendable es delegarlas a alguien del equipo, manteniendo el seguimiento, en caso que escalen en urgencia o prioridad.

Conclusión

En resumen, un método simple a aplicar en nuestro día a día pudiera ser:
  • Clasificar todos los días todas las tareas por hacer con su importancia y urgente.
  • Enfocar esfuerzos en las actividades importantes y no urgentes.
  • Si alguna actividad importante se hace urgente, aplicar todo el esfuerzo en resolverla lo antes posible.
  • Delegar actividades no importantes pero urgentes, evaluar la causa raíz de porque no se atendieron antes de hacerse urgentes.
  • Delegar actividades no importantes ni urgentes, haciendo seguimiento en caso que cambien de clasificación

Fuente: Por Norberto Figuerola [acerca del autor]

martes, 18 de marzo de 2014

2014: Un año de proyectos internos de TI

Después de muchos años de esfuerzo, el departamento de tecnología de la información (TI) –popularmente conocido como “los chicos de sistemas”– por fin está dejando de verse a sí mismo como un área de soporte técnico, y se mantiene firme en su meta de ser un impulsor reconocido de los objetivos y el crecimiento del negocio. Por eso, este seguirá siendo el enfoque principal para los departamentos de TI este año, según 48% de los ejecutivos entrevistados para la Encuesta de Prioridades de TI en América Latina 2014 de TechTarget, realizada a más de 500 gerentes y directores de Tecnologías de Información (TI) de la región.

Quizás debido a esta alineación con las decisiones de negocios, los departamentos de TI
están tomando en sus manos el desarrollo de los proyectos importantes de TI, en detrimento de la tercerización. Esto se refleja no solo en una disminución del presupuesto para servicios externos, según indica casi la mitad de los encuestados (48%), sino también en el incremento de las iniciativas de ITIL en 3%, respecto al 2013.

Este marco de referencia, que las compañías han venido utilizando en sus esfuerzos de consolidación, forma parte de los proyectos que 32% de los encuestados llevarán a cabo, lo cual habla de un interés de las empresas por hacer las cosas de manera ordenada.
La lista de prioridades

Durante este año, la mayoría de las inversiones de TI serán realizadas nuevamente en hardware (61%) y software (60%), necesarios para desarrollar o continuar proyectos, tales como:

  • Virtualización (58%),
  • Recuperación de desastres y continuidad de negocios (49%),
  • Movilidad (48% con tabletas, 45% con smartphones),
  • Consolidación del centro de datos (48%),
  • Gestión y monitoreo de redes (45%), e
  • Inteligencia de negocios/Analítica/Data warehousing (44%).

El cumplimiento, que en el 2013 fue la primera prioridad de TI para casi la mitad de los encuestados (45%), este año apenas fue mencionado por menos de un tercio de ellos (29%) como parte de sus iniciativas tecnológicas, probablemente porque la mayoría ya ha realizado, o tiene avanzada, la implementación de estas soluciones, no solo para mantenerse al día con los estándares internacionales y las buenas prácticas, sino también debido a la entrada en vigor de las diferentes legislaciones sobre protección de datos en varios países de la región.

Aunque los proyectos de consolidación también perdieron algo de importancia este año (31%) en comparación con el año anterior (38%), lo que puede indicar que muchas empresas están listas para dar el siguiente paso, consolidar el centro de datos sigue estando entre las cinco principales prioridades para 48% de las compañías en el 2014, tal vez como paso previo, o paralelo, para la virtualización.

La recuperación de desastres y la continuidad de negocios sigue siendo relevante para casi la mitad de las organizaciones, al igual que el año pasado (48%), lo que podría reflejar que este tema se mantiene como una meta constante para TI, que no termina de cristalizar y ponerse en marcha por algún motivo.

A nivel de escritorio, un propósito que TI no puede descuidar este año, al menos durante el primer semestre, es la inminente migración de los equipos y tecnología hacia Windows 7 (31%) y Windows 8 (23%), debido a la finalización del soporte para Windows XP. Todos los caminos conducen a la virtualización. Opción Migración a Ubuntu Desktop Edition & Ubuntu Server Edition 

Ya sea que las empresas se estén orientando hacia ella por sus beneficios inmediatos, como parte de un plan de consolidación a largo plazo, o como preparación para moverse hacia las soluciones definidas por software, los proyectos de virtualización, sin lugar a dudas, predominarán en TI durante el 2014.

Esto se refleja en que, para 58% de los encuestados, lo primero en su lista de acciones es la virtualización de sus servidores, seguida por el respaldo para los servidores virtuales (57%). Asimismo, la luz de los reflectores que el año pasado iluminaba la virtualización del almacenamiento para 46% de los encuestados, este año está enfocada sobre el desarrollo de infraestructuras programables y virtualizables, que incluyen redes y almacenamiento.

Al parecer, el almacenamiento virtualizado está ya en fase de consolidación, en tanto que las arquitecturas virtualizables son el primer paso hacia proyectos de almacenamiento (SDS) y redes definidas por software (SDN), que aún están en pañales.

Pero a pesar del boom de la tendencia, iniciativas específicas como la seguridad de la virtualización (38%), la virtualización del escritorio para los usuarios corporativos (25%), y la virtualización de las aplicaciones de negocios (24%) no tienen muchos seguidores.
La movilidad crece rápidamente entre las empresas; la nube, aún no tanto

A pesar de que, a nivel mundial, la inversión en servicios de cómputo de nube entre las
empresas sigue creciendo, en América Latina esta tendencia no ha terminado de despegar, quedándose en intenciones rezagadas por temas de costos, privacidad, seguridad y/o cumplimiento. Apenas un tercio de las organizaciones (33%) esperan incrementar su presupuesto para esos servicios durante este año, solo la mitad de las que lo hicieron en 2013 (60%).

Menos empresas aún esperan adoptar este año el almacenamiento en nube (28%), usar nubes privadas (28%) y computación en nube con proveedores externos (27%), o hacer respaldos en la nube (27%). No obstante, el valor de la nube para el trabajo corporativo sí es reconocido, pues casi un tercio de las empresas (30%) a nivel regional trabajará en la creación de nubes privadas internas.

También las iniciativas de big data perdieron ímpetu, en parte debido al alto costo de la tecnología, pero además porque las empresas no terminan de entenderla diferencia con las soluciones de inteligencia de negocios, analítica y data warehousing.

Como muestra, el año pasado, 27% de los encuestados planeaba continuar y expandir con sus proyectos de big data, 12% iban a iniciarlos, y 26% estaban evaluando la tecnología. Este año, solo 17% continuará o expandirá sus proyectos de big data, 19% planea iniciarlos, y 22% evaluará la tecnología. Pero 44% considera prioritario implementar alguna iniciativa de inteligencia de negocios, analítica y/o data warehousing.

La movilidad va por otro carril. Con 40% de los encuestados planeando algún proyecto de movilidad para el 2014, es claro que esta tendencia movilidad está cambiando la forma de trabajo de las empresas en la región. A nivel de dispositivos,las tabletas (48%) y los smartphones (45%) lideran las preferencias entre las empresas, gracias a las facilidades que brindan para trabajar desde cualquier lugar, y en cualquier momento. En cuanto a las aplicaciones, 39% desarrollará sus propiasapps para armar a sus trabajadores móviles.Aunque existe una mayor conciencia del riesgo que supone esta tendencia para la seguridad, con 31% de las empresas implementando iniciativas de seguridad móvil este año (10% más que en 2013), a los departamentos de TI aún les falta los niveles de infraestructura necesarios para soportar adecuadamente a esta fuerza de trabajo móvil, pues solo 29% piensa implementar iniciativas de gestión de dispositivos móviles y menos aún desarrollará una mejora de los datos corporativos para el acceso móvil (24%).

En cuanto a políticas, la mayoría de empresas (54%) piensa promover la compra de sus propios smartphones entre los empleados, pero no promoverán políticas generales de traer sus propios dispositivos (BYOD) al lugar de trabajo.

Cinco tendencias de TI que sacudirán el mercado argentino en 2014

Argentina encara los desafíos de la modernización tecnológica con algunas dificultades,
debido a grandes obstáculos contextuales como las fluctuaciones de la economía y las trabas al comercio exterior. Así, las empresas argentinas se alinean con las tendencias tecnológicas a niveles un poco más lentos que sus pares en la región, aunque con gran margen de aprovechamiento de acuerdo a las cifras.

El concepto de “tercera plataforma” es cada vez más visible en el horizonte, con sus cuatro grandes pilares de movilidad, big data, social y nube. Cabe recordar que la primera plataforma se refiere al mainframe y al cómputo conectado en unas pocas máquinas, en tanto la segunda tiene que ver con la democratización de la tecnología de la mano de internet y la PC.


“Las redes sociales no explotaron sino hasta que se produjo el fenómeno de la movilidad. No se puede consumir aplicaciones sin que exista una nube, y esto no se produce sin dejar una cantidad de información detrás, o “rastro digital”, que produce este big data. Lo que hace interesante el fenómeno de la tercera plataforma es la interrelación que se da entre todas” las tecnologías que la conforman, señala Diego Anesini, director regional de investigación para mercados empresariales de IDC.

Anesini vislumbra cinco tendencias principales que definirán el enfoque de las TI en el país:

1. Movilidad: de negarla a incorporarla. La tendencia de traer su propio dispositivo (BYOD) al trabajo está evolucionando al modelo de mobile first, o sea la preponderancia de la movilidad y el crecimiento de una serie de herramientas que permiten a las empresas crecer de una manera más orgánica y más controlada en cuanto al uso de dispositivos personales.
“Lo que venía sucediendo es que en 2011 y 2012 cayó la cantidad de empresas que permitían BYOD. Los motivos del mercado tuvieron que ver con que las empresas estaban diseñando políticas de movilidad, y mientras esto sucedía dejaron de permitir los dispositivos personales porque se dieron cuenta de que no era solo una tendencia tecnológica, sino que también tenía impacto en lo que tiene que ver con asuntos legales y recursos humanos. Hoy [las empresas] están utilizando herramientas más allá de lo que era conocido como MDM (mobile device management), con la administración de movilidad, administración de aplicaciones, etc.”, indicó Anesini.

2. Aplicaciones, un pendiente. De acuerdo con IDC, el uso de aplicaciones móviles en la región es convencional, y en la mayoría de los casos se restringe al correo electrónico, que en el 90% de los casos es la única herramienta que se moviliza. Sin embargo, para 2014 el paisaje para la movilidad se percibe distinto. “Si bien el uso de aplicaciones móviles en las empresas no es tan fuerte como se esperaba en los últimos años, se espera que crezca en los próximos años, de la mano de estas otras aplicaciones que permitan, por ejemplo, encapsular las aplicaciones y distribuirlas a los dispositivos móviles. Más aún teniendo en cuenta que, para fines de 2014, más del 40% de los empleados será móvil”, dijo Anesini.
Vale aclarar que, en particular para la Argentina, según pronósticos de Cisco,el tráfico de datos móviles crecerá 14 veces desde 2013 hasta 2018, a una tasa de crecimiento anual de 68%.“Esto significa que, por segundo año consecutivo, el crecimiento de datos móviles en el país se ubicará por arriba del 100% año tras año”, señaló Gonzalo Valverde, gerente regional de ventas de proveedores de servicio de Cisco Argentina, Paraguay y Uruguay.

3. La nube, con pronóstico reservado. A partir del primer semestre de 2013, más del 34% de las empresas en la región se encontraba desplegando y/o tenía planes concretos para mover algunas cargas de trabajo a la nube para el año 2014, de acuerdo con IDC, pero Argentina tendrá algunos escenarios que torcer. Concretamente, según la Business Software Alliance (BSA), entidad que agrupa a nivel mundial a fabricantes de software, en el 2013 Argentina quedó en el puesto 16 –entre 24 países– en el ranking que la institución elabora respecto de la adaptación de cómputo de nube en las empresas, una calificación baja y un puesto por debajo de la edición 2012.

Los motivos principales del bajo puntaje tienen que ver por un lado con que la legislación nacional no acompaña el cambio tecnológico, por ejemplo en materia de derechos de autor, y por otro lado con los problemas contextuales de la economía local, que impiden el libre intercambio de bienes, insumos y servicios del país con el exterior, lo que contribuiría a la mejora de las infraestructuras.

4. TI, el centro de las decisiones. Así como en el resto de la región, en Argentina los ejecutivos de alto nivel como CEO y CFO están ganando importancia en las decisiones de TI; es decir, ya no es estrictamente el CIO quien toma decisiones en términos de TI, por el impacto que tiene la tecnología en el negocio. 
Por supuesto que el área de TI tiene que estar involucrada para ver cómo se integran las decisiones de negocio. A la inversa, los ejecutivos de TI cada vez están más involucrados en las decisiones de negocio, porque la tecnología está en el centro de cualquier iniciativa. La tecnología es tan vertebral que los ejecutivos del área de TI se sientan en la mesa de negociación de las corporaciones”, destacó Anesini.

5. Big data, ¿oportunidad desperdiciada? Si en 2013 la región entró en una fase de educación en lo que se refiere a big data, de acuerdo con IDC, la consultora pronostica que para 2014 esta tecnología se convertirá en un mercado con masa crítica en América Latina, y encausará las estrategias de marketing basadas en métricas y análisis sociales.

En Argentina, en 2013 la agencia de gestión del conocimiento 01Market, junto con la comunidad de profesionales de TI, CXO Community, llevaron a cabo un estudio pionero en la materia para el país. ¿Las conclusiones? Si bien más de un 65% de las empresas está al tanto de los alcances de big data, casi el 80% señaló que no llevaron a cabo estrategias concretas de datos durante 2013, tanto a nivel interno como externo. En cuanto a datos en línea públicos de internet, solo 50% realiza algún tipo de monitoreo sobre ellos. Finalmente, para 2014, un 57% manifiesta que tiene pensado implementar algún proyecto de big data, inteligencia de negocios o analítica.

Los datos, poco alentadores, desaprovechan una coyuntura única en cuanto a, por ejemplo, el volumen de datos que los argentinos vuelcan en las redes sociales: Argentina, según el informe Futuro Digital Argentina 2013 de comScore, es el tercer mercado más involucrado con redes sociales en todo el mundo, con los usuarios pasando en promedio 9 horas en estos espacios. Además, los usuarios de internet argentinos son los más propensos en la región a ver contenido de video en línea, con un alcance de más del 95% de su población total en línea. Pero nadie le saca provecho a esta información, así que solo queda esperar que la presión de los negocios impulse que estos proyectos se hagan realidad.